El Mundial siempre es un gran momento para que las marcas acerquen sus propuestas a los consumidores. Sin embargo, aunque la atención durante junio y julio está en todo lo relacionado a lo que sucede principalmente adentro del campo de juego, las marcas utilizan realidad aumentada para que las propuestas capten la atención de los clientes.  

En ese sentido, el objetivo de los jugos Arcor fue generar un nuevo tipo de vínculo mediante un canal conocido por sus clientes: los propios sobres del producto. La empresa se asoció a CamOnApp, la plataforma de Realidad Aumentada que eligen distintas marcas, agencias y medios, y que permite crear experiencias interactivas a partir de diversos objetos físicos como en el propio packaging.

Durante la Copa del Mundo, al escanear los paquetes, la aplicación de CamOnApp ofrecía distintas alternativas: en principio, un juego interactivo con una definición por penales y capturar esos momentos con amigos y contactos. Como centro de la experiencia, los usuarios podían, en cámara selfie, disfrazarse con distintos filtros personalizados con motivos de la Selección Argentina. Gorros, banderas, caras pintadas, anteojos con colores de la Argentina: los usuarios podían también viralizar esas imágenes.

El face recognition (o reconocimiento de rostro) se trata de una forma de realidad aumentada que brinda la plataforma tecnológica, que las marcas aprovechan para crear y adecuar a sus experiencias, y generar mayor engagement con los usuarios.

Reinventar un canal. Lograr experiencias asociadas a eventos que en estos momentos están el top of mind de sus consumidores. Hablar el mismo lenguaje que su público joven, más asociado a la utilización fluida y natural de dispositivos digitales. De eso se trató la campaña de Arcor: de buscar un engagement con el producto a través de experiencias inmersivas y con contenido.