3 casos en que la Realidad Aumentada y el arte cambiaron el juego por completo

#1 Lapse: un viaje artistico a través de la arquitectura de Miami

El artista Ivan Toth Depeña creó esta app de realidad aumentada en la que el espacio exterior de la ciudad de Miami se convierte en un lienzo donde descubrir murales en movimiento en paredes de ladrillo, frases esparcidas por el cielo de forma libre, o sonidos psicodélicos que fluyen a través de los auriculares.  Pero no termina ahi: otra de las joyas de la app es denominada The Visions,  una colección de murales virtuales en el exterior de Locust Projects, así como en la fachada de la Plaza Cultural Plaza de la Biblioteca Pública de Miami-Dade y otras ubicaciones en todo el centro de Miami. A medida que uno sostiene la aplicación a los píxeles en cada pared, una densa red de líneas, formas y texto aparecerá en la pantalla del teléfono, parpadeando y parpadeando para significar las redes de datos imperceptibles que nos rodean y conectan.

 

#2 Artlens 2.0: el Cleveland Museum of Art acerca el arte a los más chicos

Es un excelente ejemplo de cómo la realidad aumentada puede incrementar visitas y diversificar público en las instituciones artísticas. Con una propuesta pensada integramente para que los niños se relacionen con exhibiciones, Artlens 2.0 utiliza la realidad aumentada (AR) y la tecnología de movimiento natural de Kinect para permitir a los visitantes interactuar y crear experiencias de arte inmersivas. El resultado es este:

#3 Mirages & Miracles arte a mano cobra vida con realidad aumentada:

Muchos momentos extraños y hermosos se viven en  Mirages & Miracles, una instalación en la Scène Nationale Albi de Francia que se extendió hasta el 8 de abril de 2017.  Descrito como “una delicada coincidencia entre lo virtual y lo material”, la exposición de arte estuvo llena de esculturas y dibujos que, vistos a través de un dispositivo de realidad aumentada ( Microsoft Hololens), florecen con una capa animada de medios que cuentan otra historia.